domingo, 9 de octubre de 2016

Hace tiempo quise contarle a alguien un cuento que era mitad fantasia y mitad real.

Era sobre un gato que se acostaba sobre el asfalto derretido y se quedaba pegado. Los vecinos de la cuadra intentaban de todas las maneras posibles despegarlo. Hasta que lo logran y el gato consigue adopción en un hogar cariñoso.

La parte donde un gato queda pegado al asfalto es real. La parte donde logran despegarlo es fantasia.